La Vanguardia del Zinc es un fake realizado como un proyecto colectivo en la Facultad de Bellas Artes de Barcelona, por Romina, Albert, Carlos y Nuria, en 2012. 

Abstract: Este proyecto colectivo consiste en la creación de una Vanguardia que nunca existió: La Vanguardia del Zinc.
Para ello, se han utilizado los elementos constitutivos de una vanguardia: Manifiesto, revista-almanaque, obras generadas en colectivo e individualmente a partir de las premisas del movimiento expresadas en el Manifiesto, con el objetivo de plantear dos cuestiones claves:
¿Qué es lo que determina que una obra sea considerada arte? Y, ¿Qué es una vanguardia?
Este proyecto fue presentado públicamente, la mayoría de los asistentes creyó en la veracidad de la existencia de esta Vanguardia, que tras finalizar la presentación fue desmentida.
De este modo, se pretende generar una actitud crítica en el espectador y, también explorar los límites del arte y el conocimiento.
Queríamos ver si se mantenía una comunidad artística o no, entre nosotros que nos definiera como vanguardia. Creemos que sí que ha existido una influencia mútua y un proceso de creación colectivo, tanto en sesiones de trabajo conjuntas, como de intercambio de ideas, incluso mediante la creación de obras colectivas como la revista Blanc.
Todas estas obras se han creado a partir de alter egos. Pensamos que esto nos permitiría también experimentar con lenguajes nuevos, y ver si obteníamos resultados distintos a los que utilizaríamos habitualmente, al crear desde otro punto de vista: el de un artista ficticio dentro de un movimiento artístico determinado, la Vanguardia del Zinc.
EL MANIFIESTO DEL ZINC
El primer paso como Vanguardia fue la adopción de una serie de puntos artísticos en común, que debía reflejar el manifiesto. Estos puntos se adoptaron a partir de un debate en el interior del grupo. Estos puntos que serán los elementos iniciales característicos de la vanguardia son:
● El proceso es más importante que el resultado.
● Exilio y clandestinidad: vivir al margen de la sociedad
● El soporte no es importante para la creación de una obra
● Expresión física y presencia del cuerpo: Reivindicar los sentidos
frente al carácter meramente intelectual del artista
● Rechazo a ser etiquetados
● Exaltación del color y la mancha frente a la línea
A partir de estos puntos, tras la lectura y reflexión de los manifiestos de las vanguardias, se ha elaborado el Manifiesto del Zinc, situándolo en Marsella en 1939, que reproducimos a continuación. Las obras que se han realizado han intentado seguir los criterios pactados como grupo y quese reflejan en el manifiesto, que redactó Pablo Sebreda, alter ego de Nuria Saura, y que reproducimos a continuación.
ANTECEDENTES HISTÓRICOS: (aportan veracidad e interés al Fake)
La Villa de Air-Bel, alquilada por Varian Fry para el Centro Americano de Socorro, en un suburbio de Marsella. Esta casa fue el elemento aglutinador de surrealistas, artistas y disidentes que tratarían de huír al exilio:
" Rápidamente, la gran mansión se convirtió en un falansterio intelectual del surrealismo y durante las frecuentes reuniones que allí se celebraban podía verse juntos a Óscar Domínguez, Victor Brauner, Max Ernst, Frederic Delanglade, Jean Malaquais, Wifredo Lam, Jacques Herold, Marcel Duchamp, René Char, Hans Bellmer, Benjamin Peret, Remedios Varo, Ylla, Arthur Adamov, André Masson,Tristan Tzara y otros muchos". 
En la Vanguardia del Zinc, La villa ficticia de Le-Blanc-sur-Mer se sitúa en las afueras de Marsella, cerca de la costa. Propiedad de la familia Sebreda, por su situación estratégica, respecto al puerto de Marsella, se constituye en el escenario que permite unir un cúmulo de personalidades distintas, que tendrán sin embargo un elemento en común: la disidencia y el exilio tras la Guerra Civil española, en Francia. Este grupo vive una doble crisis: la crisis que vive la sociedad tras la Guerra Civil, y la crisis interior tras vivir este conflicto.

Back to Top